Érase una vez, desde María Reina de Escocia con sus baños de vino, hasta Cleopatra